Tu página de Internet te define



Una página de Internet hoy en día es la tarjeta de presentación y lo que la gente buscará es Información no se las niegues y se breve.

Si entre tus planes esta la idea de crear una página de Internet, permiteme recomendarte lo siguiente:

  1. Lo simple luce más
  2. Limita el tema de tu página
  3. Define los colores corporativos (no más de 3)
  4. Se breve y práctico

Los errores más habituales son según http://www.quecursar.com son:

¡Flash flash flash! Esto es querer que toda la página esté desarrollada con esta tecnología con el objetivo de hacer algo llamativo, que se mueva y que grite nuestra marca. En cambio, el problema es que muchos usuarios no podrán verlo si sus ordenadores o dispositivos no están adaptados a ello. Una Web ante todo debe ser adaptable y contener ciertos estándares de lo que se llama “usabilidad” (hacer la Web navegable para el mayor número de usuarios posibles).

Web políglota. Querer llegar al máximo número de usuarios es inteligente. Hacer una versión en inglés, francés y quechua no lo es tanto, al menos si eres una lavandería de barrio. Nuestra página tiene que hablar en el idioma de nuestros clientes reales y potenciales.

Irse de la lengua. Si cuentas demasiadas cosas sobre tu empresa o proyecto, el usuario ya no tendrá dudas. ¿De verdad quieres resolvérselas? ¿O prefieres que siga teniendo interés por ti?

Relaciones sociales. Las redes sociales son una buena manera de penetrar en un público determinado. Por una parte, ofrecen a los usuarios la posibilidad de conectarse entre ellos, de conocer, etc., y a las empresas les ofrecen una puerta de atrás para vender. El problema lo tendremos cuando queramos invertir en este tipo de acciones y nos desborden. Si no actualizamos, aportamos contenidos, le damos vida, el efecto que puede hacer es el contrario. Por otra parte, ¿nuestro esfuerzo se puede medir en beneficios o es una pérdida de recursos? Un profesional que interiorice la filosofía de la empresa y el objetivo de nuestra acción en la Red es indispensable. La gestión de estas campañas son similares a relaciones públicas, aunque virtual.

La perfección no nace, se hace. La Web nunca estará perfecta, siempre exigirá cambios. Ésta es la razón de ser de algo dinámico, que se mueve. Que nuestra página sea orgánica y permita actualizaciones, modificaciones, etc., es más que un plus añadido, es un valor clave. Que muera en el olvido es más caro que no haberla llevado a cabo nunca.

El cliente es un cliente. Mientras las personas no dejemos de ser lo que somos, la manera de comunicar será siempre la misma. Hablamos de la esencia del mensaje, ahora cambia el modo de transmitir, pero no la finalidad del mensaje mensaje. Las ventas se hacen con los principios básicos: vender el producto resultándose cercano al cliente, transmitir valores añadidos, etc.

Nuestra Web debe hablar de forma honesta, debe contar todas las virtudes de nuestra compañía y mostrar al producto de una forma cercana. Los artificios, el esconder al usuario la verdad, o hacer un mal diseño pueden ir de la mano hacia un precipicio. Errar en el mensaje que pretendemos dar es más fácil que dar en el clavo. Por esto, es importante dar con un buen equipo de profesionales de la comunicación y el diseño que entiendan las necesidades de nuestra empresa y de sus clientes.


No hay comentarios:

Publicar un comentario